Colecciones Artísticas

Descubre nuestras Colecciones Artísticas y Tecnológicas, cientos de obras de diversos periodos y formatos: pintura, escultura, fotografía... Y una nueva y revolucionaria manera de acceder a ellas, mediante el Kaleidoscopio.

Buscador


Inicios de la colección


En sus inicios, la Colección de Arte de Telefónica surge como respuesta al deseo de la Compañía.

Fotografía contemporánea


La Colección de Fotografía Contemporánea de Telefónica comienza a gestarse en el año 2002.

Cubismo


Constituida en torno a la contextualización de la obra de Juan Gris.

Obra en papel: TELOS


La Colección Telos nace en el año 85.

Pintura: Figuración Renovadora


Con el compromiso constante de contribuir al conocimiento y desarrollo de nuestra cultura.

TÀPIES, Antoni > Tres grans arrencaments


Fecha:
1967

Técnica y soporte:
Técnica mixta sobre lienzo

Medidas:
200 x 260 cm

Lugar y fechas del autor :
Barcelona, 13/12/1923 -- Barcelona, 06/02/2012


Descripción

Tápies pinta Tres grans arrencaments en 1967, mismo año en el que participa en la exposición Spagna: Vanguarda artistica e realtà sociale en la Bienal de Venecia. Durante este periodo, el pintor intensifica su labor como ensayista, publicando diversos textos sobre la posición social y política del artista. Si en ocasiones el pintor suele utilizar la referencia al número cuatro, a través del aspa o de la cruz, para hacer alusión a la división cuatripartita del mundo o a los puntos cardinales, en esta pieza obvia una de estas direcciones para centrarse en tres puntos únicamente. El cuarto se sugiere por omisión. En realidad, Tápies ha partido del esbozo de una cruz griega, pero ha pintado de blanco tan solo el final de tres de sus brazos. En el resto del lienzo se mezclan tonalidades grises y ocres, empastes de pintura y otros materiales, que dotan a la obra de este aspecto matérico o mural tan habitual en la obra del pintor catalán. Aparentemente solo vemos formas, que incluso podrían parecer aleatorias. Sin embargo, Tápies, sobre todo a partir de finales de la década de los sesenta, momento en el que se ejecuta esta pieza, entiende el arte de forma muy particular. Para él, el arte tiene que transformar la conciencia de la gente, hacernos reflexionar sobre el paso del tiempo y el dolor. Podría decirse que para Tápies el arte posee cualidades terapéuticas, incide en la parte más emocional del ser humano.