Detrás de la máscara de Flix




Como un centinela, con los verdes y los azules que conforman su estampa geométrica, se erige en nuestra Mega Sala Digital Movistar, el “Totem Digital”. Menos de una semana se tardó su creador, el artista de espacios públicos, Flix, para dejar esta intervención con figura de robot, en este nuevo espacio de educación digital, por el que han pasado ya cientos de usuarios de todas las edades, desde su inauguración el 28 de septiembre de 2016.

La obra fue realizada con pinturas spray, utilizando la paleta de colores de Movistar, que resultó ser “muy hermosa” y diferente para Flix, “especialmente por el uso del color verde”, afirma el artista, quien hizo una excepción para este proyecto en el uso de su paleta habitual de trabajo conformada por los colores amarillo, azul y rojo.

boceto-venezuela-551x420

 

pinturas-venezuela

La fusión entre los dioses ancestrales y las figuras robóticas ha estado presente en las intervenciones de Flix a lo largo de su trayectoria artística. Es una de las vertientes de su trabajo. Un ejemplo de ello lo constituye la serie de hidrantes desplegada en Caracas y Barquisimeto en 2010, para dejar bajo la protección de guardianes-robots algunas zonas de la ciudad. Otra muestra de su pasión por lo ancestral, se hizo patente en la intervención Ma-jokaraiza (Mi otro corazón, en Warao), que realizó para la 54 Bienal de Venecia en 2015.

aula-digital-venezuela

En ese sentido, el “Totem Digital” de la Mega Sala Digital Movistar representa una parte esencial de la obra de Flix, quien lo ideó con la intención de “proteger a sus usuarios – especialmente a los niños- y para generar un destello de luz en este espacio dedicado a la educación digital”.

Geometría solidaria

geometria-venezuelaPero esta no es la primera vez que Fundación Telefónica Movistar trabaja con Flix. En 2013, durante el Día Internacional del Voluntario Telefónica, fecha que anualmente conmemora nuestra Fundación globalmente; el artista dirigió a un nutrido grupo de voluntarios de Telefónica|Movistar para pintar la parada de autobús y el parque infantil del Hospital San Juan de Dios, con su estilo geométrico y de colores primarios.

En relación a este proyecto Flix comenta: “Acepté participar porque se trataba de una causa muy noble. Sentí orgullo por poder contribuir al bienestar de los niños que van al hospital, al que la mayor parte de las veces llegan aquejados. Mi idea fue transformar esa realidad junto a los Voluntarios Telefónica para alegrar a los pequeños a través del color”.

El hombre de la máscara verde

hombre-mascara-verde
Foto: Guillermo Colmenares

Apegado al código que manejan los artistas urbanos, Flix resguarda su identidad detrás de una máscara verde, porque justamente otra de las aristas que conforman su trabajo, se centra en la creación de grafitis.

Valiéndose de plantillas, esténcils y diversos tipos de pinturas –esencialmente las de spray-, el hombre de la máscara ha irrumpido en las paredes de las calles con intervenciones más figurativas, plasmando campañas de concientización sobre el cambio climático, la violencia y la falta de proliferación de espacios públicos para el encuentro de los ciudadanos, entre otros temas disruptivos acordes al devenir de estos tiempos.

Flix apunta que “hay quienes dicen que soy una especie de súper héroe, que tengo un alter ego que quiere transformar la ciudad para ponerla más bonita, aunque mi filosofía es usar la máscara para centrar la atención en la obra y no en el artista”.

La ciudad es uno de sus lienzos, soporte de cromatismo gris en el que quiere dejar su legado a través del arte, “con destellos de luz y de color que rompan la monotonía y transformen la realidad”, indica este arquitecto de 40 años.

 

Dentro del cubo blanco

En 2009, el curador venezolano Gerardo Zavarce organizaba “Jóvenes con FIA” y de manera disruptiva invitó a Flix a participar en este espacio de confrontación. En medio de una vasta polémica, el hombre de la máscara verde ganó el concurso con la obra “Vomitando periódicos”, la cual reflejaba la saturación que sentían las personas ante el bombardeo de información al cual estaban expuestos a través de diversos medios.

“Para mí esta experiencia fue una forma de reivindicar a algunos artistas de la calle que estaban haciendo cosas muy interesantes, además tenía curiosidad por ver cómo reaccionaba la gente ante mi obra”, apunta.

2016: Un año de cosechas

Hoy en día la obra de Flix se puede apreciar tanto en espacios urbanos como en galerías y museos del mundo entero. Su trabajo se ha reseñado en importantes publicaciones internacionales de arte. Se trata de una obra ardua y diversa, en la cual el norte apunta ahora hacia los trabajos colaborativos y las artes electrónicas.

Exposición individual “Espacio Habitable” (Maczul, Agosto 2016)
Exposición individual “Espacio Habitable” (Maczul, Agosto 2016)

 

Entre sus logros más destacados de 2016 se encuentran: “Espacio Habitable” muestra individual efectuada en el Museo de Arte Contemporáneo del Zulia (Agosto); su participación en el Young Artist Initiative de Miami (Octubre) y en la tercera convocatoria de Slideluck Caracas (Noviembre); y más recientemente los dos murales realizados en Wynwood (Miami, Estados Unidos) junto a la artista Gaby Benatar.

mural-venezuela
Mural N2 – Flix y Gaby Benatar, Wynwood, Miami (Diciembre, 2016)

Nos enorgullece tener a Flix entre los artistas que dan vida a nuestro programa de Cultura Contemporánea y le invitamos a seguir desarrollando proyectos conjuntos para el 2017, en aras de fomentar el aprendizaje de la cultura digital.

Ana Vass, Experto Senior en Cultura Contemporánea y Comunicaciones Fundación Telefónica Venezuela